La Unión Europea quiere desarrollar un Criptoeuro

Europa, al igual que los Estados Unidos, ha sido una región que ha puesto muchas trabas al desarrollo de las criptomonedas. Ya sea por temor a facilitar los delitos financieros, o por no querer otorgar cuotas de poder. En vista de ellos, resulta controversial la idea de que la Unión Europea quiere desarrollar un Criptoeuro.

La Unión Europea en el mundo digital

La digitalización del Euro

A pesar de las reservas que puede tener el Banco Central Europeo (BCE) para con las criptomonedas, esto no ha paralizado la digitalización del sector financiero. Y es que el BCE, al igual que la UE, tienen la firme creencia de que la digitalización financiera es el futuro del sistema monetario; por lo que, en vez de detenerlo, deben liderarlo.

Gracias a los esfuerzos por alcanzar la digitalización monetario, Europa es una de las regiones donde menos efectivo se utiliza. Superando incluso a su mayor socio comercial, los Estados Unidos, donde el aprecio de los consumidores por el dinero en efectivo sigue siendo significativo.

Los primeros pasos para lograr la digitalización de la zona Euro, se centraron, en principio, por promover los medios de pagos en metálico, es decir, por tarjetas de débito y crédito. Luego, con el paso del tiempo, fueron evolucionando nuevos modelos de pago donde el teléfono era el protagonista y no el plástico. Ahora, posiblemente, el nuevo paso sería una criptomoneda europea.

El fin de los billetes en Europa

Uno de los nuevos objetivos del Banco Central Europeo, es el de reducir al máximo los pagos con billetes y monedas. Por ello, comenzaron a eliminar billetes de alta denominación, como el de 500 Euros, para luego poner la mira en los de 200, hasta que en el futuro solo los billetes de baja denominación estarán en funcionamiento.

Con esto, la Unión Europea busca limitar el fraude fiscal, además de poder regular mejor las relaciones comerciales entre los ciudadanos europeos. Buscando así, acabar con el mercado negro. Sin embargo, el nacimiento de las criptomonedas puso en riesgo las medidas de la UE.

Las criptodivisas son digitales, de modo que cumplen con los objetivos del BCE, pero son anónimas, limitando el poder de regulación europeo. De este modo, luego de pasar varios años tratando de reducir o hasta eliminar la utilización de criptomonedas, se decidieron por replicar el modelo. Esta sería la principal razón por la que la Unión Europea quiere desarrollar un Criptoeuro.

Suecia siempre a la cabeza

El Reino de Suecia, es parte de la Unión Europea, pero no de la zona Euro. Gracias a esto, han podido aplicar políticas monetarias mucho más rápido que el resto de Europa. Este país fue el primero en lograr una digitalización de la economía de más del 95 por ciento, donde también están incluido sectores antes informales, como vendedores ambulantes o puestos de comida callejeros.

Ahora, nuevamente, Suecia logra estar al frente de Europa al desarrollar su propia criptomoneda, la e-Corona. Esta criptomoneda tiene el respaldo del Banco Central Sueco, y su valorización está anclada a la Corona convencional. Sin embargo, utiliza la tecnología de cadena de bloques propia de las criptodivisas.

Más sobre el proyecto del Criptoeuro

Este proyecto tiene como objetivo ser el dinero más popular entre los ciudadanos de la Unión Europea, durante este siglo. Y es que, el boom de criptomonedas como Bitcoin hace que los bancos centrales se sientan celosos y preocupados acerca de la actitud de sus clientes. Existen muchos expertos que se han puesto a favor de esta medida, mientras que otros continúan explicando por qué el dinero FIAT no puede ser reemplazado por esta “ilusión digital”.

Los que aprueban esta novedad, destacan que el proyecto del Criptoeuro permitirá una gran innovación tecnológica en todo el continente europeo. Además, se mejorará la interacción entre todos los países a través de transacciones descentralizadas, rápidas y efectivas. Sin embargo, los detractores señalan que es una forma de confundir a los ciudadanos y de caer eventualmente en lo mismo a lo que se ha llegado con el dinero tradicional.

El Criptoeuro se basa en la exploración del anonimato del dinero digital que se encuentra en bancos centrales. Por ende, se ha querido lograr una moneda privada, que además combata el terrorismo y el lavado de dinero que se logra por medio de otras vías tradicionales.

Se continúa probando esta tecnología, que ofrece:
  • Soluciones digitales de vanguardia, que compiten con las que ya existen en el mercado actual.
  • Privacidad en la identidad de los usuarios y en su historial de transacciones.
  • Límite para transacciones anónimas, a fin de evitar riesgos en la seguridad.
  • Sistemas de cupones anónimos, que los usuarios podrán utilizar para transferir dinero de forma rápida, segura y eficiente.

Lo ventajoso de que La Unión Europea quiere desarrollar un Criptoeuro es que están haciéndolo en un lugar en donde los ciudadanos ya vienen acostumbrándose al dinero digital. Por ende, se busca no solamente resolver la practicidad en los pagos, sino los riesgos de insolvencia en distintos entes y consumidores.

Sin embargo, hay que destacar que esta criptomoneda no será completamente descentralizada, como sí ocurre con otras. Contiene algunos intermediarios, como bancos centrales de las distintas naciones europeas. Estos bancos son nodos que tendrán acceso a los grandes libros de contaduría que proporciona la Blockchain. Por ende, muchos señalan que es un tanto inútil poner tanto esfuerzo en un sistema financiero que “terminará siendo igual al tradicional”.

Christine Lagarde opina sobre el tema

La presidenta del Banco Central Europeo ya ha declarado que Europa se está preparando para digitalizar al máximo las transacciones comerciales, hasta alcanzar los niveles de Suecia. Pero no será suficiente con eso, por lo que están llevando a cabo planes para desarrollar una criptomoneda propia, que al igual que la sueca, estaría respaldada por el Banco Central y su valor sería el mismo que el del Euro convencional.

Pero, aunque la Unión Europea quiere desarrollar un Criptoeuro en tiempo record, todavía le faltan muchas trabas burocráticas para hacerlo posible. Empezando porque ni siquiera han logrado la completa digitalización de la economía real.

Deja un comentario