Trezor: una billetera física

trezor mejor billetera fisica bitcoins

La seguridad es una de las mayores preocupaciones de quienes invierten en monedas virtuales. A diferencia del dinero físico que se puede ver y tocar, las criptomonedas son intangibles y todo lo que conocemos sobre ellas se basan en el concepto por sobre el objeto.

Por este motivo, cuando decida que es tiempo de evaluar la seguridad del almacenamiento de sus monedas probablemente comience a averiguar sobre diversas posibilidades que le ofrece el mercado. Empezará a notar, como es lógico, que ante un mayor nivel de seguridad de la cuenta los costos aumentan. Pero existe una opción alternativa a la completa virtualidad: las billeteras offline.

Poseer sus Bitcoins sin necesidad de estar conectado a internet puede parecer una bendición en cuestión de seguridad. En este campo, la billetera Trezor destaca por sobre otras opciones de almacenaje. Pues, es capaz de almacenar y resguardar de manera efectiva todas las claves personales necesarias para realizar las transacciones Bitcoin. Facilitando no solo el almacenamiento, sino también las transacciones.

¿Cómo funciona Trezor?

La apariencia del dispositivo es similar al de un pendrive, lo cual la convierte en un elemento fácilmente transportable. De hecho, hay gente que prefiere adherirla a una cadena personal, pulseras o llaveros para tenerla consigo por si acaso. Para poder utilizarla, claramente, se requiere de un ordenador a través del cual se realizará la transacción. El dispositivo tiene dos botones físicos que permite su manejo para la realización de transferencias.

En pocas palabras, las billeteras físicas en general buscan devolverle a la persona la autonomía del control de sus monedas. Como sabemos, para poder realizar movimientos de divisas virtuales es necesario utilizar llaves o claves que identifican al usuario y validan la transacción; para que luego sea aceptada en la cadena blockchain. Cuando uno utiliza una billetera netamente virtual corre el riesgo de recibir ataques cibernéticos. Estos sustraen claves y datos sensibles que culminan con grandes pérdidas para el usuario. En consecuencia, las carteras físicas, al estar desconectadas la mayor parte del tiempo resguardan la privacidad. Así mismo, cabe recordar que la billetera física solo es necesaria para enviar dinero y no para recibirlo. Con lo cual la cantidad de tiempo que permanece realmente conectada al ordenador en realmente ínfimo.

En conclusión, si el lector hasta este punto tiene dudas sobre la seguridad de un Trezor, probablemente se preguntará si existe alguna forma de vulnerar la seguridad del dispositivo. En este punto habrá que aclarar que ningún dispositivo del mundo es seguro en su totalidad, sin embargo, por su forma de uso, la billetera física es casi imposible de ser vulnerada por alguien que no tenga acceso directo al dispositivo y que desconozca su clave.

Facilidad de uso

Trezor puede ser muy intuitivo para usarse. Básicamente posee el mismo modus operandi de un USB. Primeramente habrá que conectar el dispositivo a la computadora y utilizarlo. Aunque en la primera vez se deberá generar un código PIN que identifique al usuario para mayor seguridad. Este paso tiene una característica extra que aumenta su seguridad, pues el panel de números donde se ingresa el pin, el orden de los mismos está alterado y solo puede observarse desde el Trezor. En la computadora solo se mostrará un panel con teclas vacías sobre las cuales habrá que pulsar. Esto impide que cualquier curioso cibernético pueda obtener capturas de su clave personal.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir